Camilo Marks sobre Pequeña historia del mal: Muertos sin sepultura