Contemplar los pudrideros, prólogo de Necrospectiva por Omar Pérez Santiago