“Las viejas y húmedas paredes de las ruinas de un pueblo perdido en las profundidades del cráter de un volcán llamado Calbuco” por Héctor Cuevas