La Serena también conoció el terror de Mare Monstrum