Las Bestias de Mi-chan: reseña de Necrospectiva