Plástica y prosa se unieron en Alquimagoria