Prólogo de Chile del Terror por Sergio Fritz Roa