Prólogo de Thomas Harris a Mare Monstrum: ¿Un nuevo terror lárico?