Reseña de “Entidad”: Cuando los dioses juegan a ser niños