“Vengan a ver a la guagüita” por Mauro Gatica